15 oct. 2013

Colores Pantone versus cuatricromía

Uno de los problemas más usuales con que se encuentran diseñadores e imprentas es la conversión de colores. Hay numerosos tratados sobre el tema y se ha gastado mucha tinta en intentar explicar la diferencia de espacios de color, de sistemas de impresión, de tintas, de soportes… La cantidad de factores que intervienen haría imposible explicar esto en un post. No es nuestra intención. En este post nos ceñiremos exclusivamente a la relación entre colores planos Pantone y colores de cuatricromía.

El Pantone Matching System es un sistema de identificación del color para las artes gráficas. Es el más reconocido y utilizado en imprenta convencional para tintas planas o colores sólidos.


















 La cuatricromía es el espacio de color utilizado por la mayoría de los sistemas de impresión profesional, y consiste en simular la totalidad de los colores mezclando cuatro de ellos: cyan (azul), magenta (rosa fuerte), allo (amarillo) y negro.

¿Cuál es el problema? El problema es simple: muchos colores del sistema Pantone no tienen una equivalencia exacta en cuatricromía. Es más, algunos se parecen a su equivalente como un huevo a una castaña (en algunos casos, quizá menos). Esto provoca muchas veces situaciones de confusión y molestia en el cliente final, que no entiende por qué el color elegido para representar su entidad, producto o servicio no se puede reproducir con fidelidad en un medio de comunicación habitual.















 
¿Cuál es la solución? Nos gustaría poder sacar el conejo de la chistera, evocando al gran Tamarit y hacer «chan-ta-ta-chán», pero tenemos que reconocer que, en este caso, no es posible. No hay solución. La solución debe ponerse con anterioridad al problema, es decir, evitando utilizar colores planos sin equivalencia aceptable en cuatricromía cuando se hace el diseño.

¿Se puede hacer algo? En estos casos, una de las actuaciones que permite acabar con el problema es redefinir el color Pantone inicial, de forma que tenga un equivalente en cuatricromía; pero, claro, esto puede conllevar la convivencia de dos colores distintos durante un período de tiempo, hasta su total implantación, además de un considerable coste económico, algo nada deseable. La segunda y la peor opción, desde nuestro punto de vista, es aceptar que nada es perfecto y que la desviación de color entre los dos sistemas es un mal menor.

Desde Rumor defendemos el uso de colores Pantone con una equivalencia exacta o muy aproximada en cuatricromía como base para las identidades visuales de entidades, productos o servicios. Entendemos totalmente anacrónico y fuera de la realidad actual que un diseñador utilice un color que sabe que dará problemas a la hora de reproducirlo en un medio estándar. Y si el error se produce por ignorancia, peor aún.

No hay comentarios:

Publicar un comentario